IPSE e IPMP, unos índices muy expresivos

Ya en 2001, cuando planteé la primera ola de lo que acabaría siendo Vigía pensé que la mejor manera de empezar el cuestionario era centrar la atención de las personas que iban a contestarlo el el Mercado Publicitario y en la Economía que lo condiciona. Para ello decidí empezar preguntando por la situación económica y por el mercado publicitario.
Estas preguntas, con sólo tres respuestas posibles, son la base de lo que muy pronto fueron los Índices.
El IPSE (Índice de Percepción de la Situación Económica) y el IPMP (Índice de Percepción del Mercado Publicitario) tiene un recorrido de 200 puntos: Van de -100, si todo el mundo tiene una percepción descendente, hasta +100, si todos creen que están en un momento ascendente.
Aunque parezca mentira, unas preguntas tan sencillas han dado lugar a unos índices sumamente expresivos, que recogen muy bien la situación de la economía y la del mercado publicitario.
Si se comparan los gráficos de evolución del IPSE y del IPMP con la del PIB español en los últimos años, se puede ver un paralelismo, una alta correlación entre la evolución de la economía real y la de la percepción del respectivo grupo de panelistas.
Aquí abajo se puede ver la prueba:

EVOLUCIÓN DEL IPSE
IPMP

EVOLUCIÓN DEL IPMP
IPSE
EVOLUCIÓN DEL PIB ESPAÑOL
PIB evolucion-2007

Las previsiones de Zenthinela de diciembre nos traen buenas noticias: El IPSE alcanza un valor de +24,4, el mejor desde junio de 2007, cuando aún nadie hablaba de crisis. Es la tercera vez que toma valores positivos desde finales de 2007.
También es positivo el IPMP, que vale ahora +12,5, su primer valor positivo desde enero de 2011.
Estos valores parecen indicar que el comienzo de la reactivación económica y el hecho de que la inversión publicitaria vuelva a ser positiva están ya muy próximos.
Si la teoría funciona, pronto veremos al IPMP en valores más altos que el IPSE y la inversión publicitaria comenzará a crecer.

Etiquetado como: , , ,

2 comentarios

  1. oscar diciembre 24, 2013 at 12:09 pm #

    Parece que los panelistas son tradicionalmente más conservadores con el IPMP que con el IPSE y, sin embargo, desde octubre están “desatados” de optimismo. Cierto es que el mercado publicitario está llamado a ser uno de los que tiren del carro de la recuperación económica y del repunte del consumo interno, a ser motor de arranque del motor de la economía en su conjunto, pero… ¿está ya realmente en ciernes esa “recuperación económica”? ¿O aún no es más que una lejana quimera?

    Aunque la economía sea un estado de ánimo, lamento ser yo quien constate que quien mejor ha hecho su trabajo de publicidad (propaganda más bien) hayan sido Montoro y De Guindos. Hoy, todos los indicadores económicos (todos) contrastados indican lo contrario de lo ambos personajes nos quieren vender: deflación en los mercados mayoristas y minoristas (excepto en la energía, vaya por Dios), exportaciones y empleo cayendo, endeudamiento público desbocado, fiscalidad rampante, morosidad descontrolada.

    Hoy leí un tuit que hacía referencia a las medidas que lleva meses adoptando el Gobierno y que prefiero no calificar ahora, e ironizaba sobre cómo los medios de comunicación las analizan y nos las cuentan, cual si esto fuese una democracia nórdica. Quizá en toda la serie de los dos indicadores nunca se había dado un mapa de medios de comunicación, en relación a los intereses del Gobierno, como el que hay ahora. Quizá ello podría justificar una corrección, una especie de factor gamma con valores posibles de -1 a +1, según la modulación e intensidad de la propaganda gubernamental. Creo que hay estudios internacionales sobre este concepto con datos en formato porcentual, si mal no recuerdo.

    En fin, nada más que desearos Felices Fiestas a todo el mundo mundial, “salvo alguna cosa”.

    • El Vigia diciembre 30, 2013 at 10:32 am #

      Muchas gracias por tu comentario, Óscar.
      Es verdad que no hay muchos datos en que apoyar el optimismo pero yo quiero creer que el año que viene empezarán a ir las cosas un poco mejor (o un poco menos mal, para ser más exactos).
      Y los índices de percepción, que es de lo que hablaba aquí (y que hasta ahora parecen representar bastante bien la realidad) apuntan en esa dirección.

Deja un comentario